Informacion de Contacto: 054 - 270 100, informes@clinicamelo.com.pe

DONACIÓN DE EMBRIONES

En esta técnica se transfieren embriones procedentes de parejas del programa de FIV que los han donado con fines reproductivos. La tasa de supervivencia al descongelar los embriones que han sido anteriormente criopreservados es del 70-80%.
Cuando los dos miembros de la pareja están afectados por algún problema de esterilidad, se puede recurrir a la donación de embriones.

No existe ningún Banco de embriones, por tanto se les incluirá en una lista de espera y se les avisará cuando se disponga de embriones para una donación.

Estos embriones suelen proceder de parejas del programa de Fecundación "In Vitro" que no desean la transferencia de dichos embriones y autorizan su donación. Generalmente son parejas que obtuvieron numerosos embriones durante el ciclo de FIV, y que aunque siguen disponiendo de embriones criopreservados, ya no desean continuar los tratamientos de reproducción asistida.

Para proceder a la donación, los donantes de embriones deben cumplir los mismos requisitos médicos y legales que los donantes de gametos y además deberán firmar un consentimiento renunciando al ejercicio de cualquier acción tendente a demostrar su paternidad, aceptando el carácter no lucrativo de su acto.

estudios andrologicos, problemas de fecundacion

Estudio Andrologico

Fecundación "in Vitro"

Descripcion

En Salud de la Mujer en GrupoNacer disponemos de un laboratorio de Fecundación in Vitro propio que nos permite avanzar en la investigación de nuevas técnicas y aplicarlas con una estricta coordinación en los procesos realizados por nuestro personal facultativo. De este modo, garantizamos la excelencia necesaria en este tipo de tratamientos para conseguir altas tasas de éxito.

La tasa media de embarazo tras Fecundación in Vitro es aproximadamente de un 40% de las parejas sometidas a tratamiento.

Las condiciones particulares de cada pareja, el factor que origina la infertilidad, así como la edad, pueden influir en el aumento o disminución de la probabilidad de embarazo.

La fecundación "in Vitro" (FIV) es un Técnica de Reproducción Asistida que consiste en extraer los óvulos de una paciente que previamente ha sido estimulada con una terapia hormonal y ponerlos en contacto con los espermatozoides en el laboratorio (inseminación) poner en contacto uno o más ovocitos de una mujer con los espermatozoides de su pareja en el laboratorio.
De esta manera se pretende favorecer la fecundación cuando de forma natural existe algún problema que la dificulta. Una vez los ovocitos son fecundados, el embrión o embriones resultantes son evaluados y se transferidos al útero, en número variable según diferentes parámetros considerados, hasta un máximo de tres, que es lo legalmente permitido.
La fecundación "in Vitro" difiere de la fecundación "in Vivo" en que la unión de los gametos se realiza en el laboratorio, fuera del cuerpo de la mujer.

Indicaciones:

Esta técnica se aconseja como tratamiento para parejas con distintos tipos de esterilidad, ya sea de origen femenino o masculino.
En un principio se utilizó sólo en mujeres con las trompas de Falopio obstruidas (factor tubárico). Actualmente se aplica en todos aquellos casos en que la esterilidad proviene de problemas relacionados con la fecundación o con las primeras etapas de la reproducción y en casos de esterilidad sin diagnóstico.

Indicaciones de la fecundación "in Vitro":

Obstrucción de las trompas de Falopio

Factor masculino

Factor ovulatorio

Endometriosis.

Factor cervical

Factor inmunológico

Esterilidad sin diagnóstico

Técnica:

La mujer es sometida a un tratamiento de estimulación ovárica que se controla mediante ecografías y análisis hormonales.
En el momento de la ovulación, se realiza la punción folicular para extraer los óvulos que se inseminan posteriormente en el laboratorio, con espermatozoides obtenidos a partir de una muestra de semen de la pareja.
Los embriones conseguidos se transfieren en número máximo de 3 al interior del útero de la mujer. La transferencia embrionaria suele realizarse al segundo día post fecundación, aunque en algunos casos el período de cultivo "in Vitro" se prolongará hasta el estado de blastocisto, que se alcanza a los 5-7 días.
La fecundación "in Vitro" se produce aproximadamente en un 80% de los óvulos inseminados. Gracias a las técnicas de microinyección espermática (ICSI) se consiguen tasas de fecundación similares aún en pacientes con alteraciones seminales severas.
La congelación de embriones permite preservar aquellos embriones que no son transferidos en el propio ciclo de FIV y que evolucionan favorablemente, para poder ser utilizados en posteriores criotransferencias

Estimulación de la ovulación y monitorización:

La medicación que se administra en este proceso sirve para estimular el funcionamiento ovárico y obtener el mayor número de ovocitos posible.
Se ha demostrado que el porcentaje de embarazo en un ciclo de FIV se incrementa en función del número de ovocitos recuperados, siempre que no se supere una cifra determinada a partir de la cual se incrementan el número de anomalías ovcitarias (aneuploidías).

Los ovocitos de desarrollan en el interior de los folículos, que son unas pequeñas bolsas o quistes llenas de líquido que se forman en los ovarios.

Durante el tratamiento, el número de folículos desarrollados, así como su tamaño, se miden a diario por ultrasonidos, mediante una ecografía transvaginal. Las ecografías, no permiten visualizar los ovocitos por ser éstos de tamaño microscópico.

Los folículos producen una hormona llamada estradiol, que irá aumentando con su crecimiento. La valoración de la producción de estradiol se realiza periódicamente mediante análisis de sangre. Es importante disponer del resultado el mismo día para valorar la respuesta a la estimulación.
Según las ecografías y los análisis hormonales practicados, se decidirá la dosis del tratamiento, pudiendo variar de un día a otro en base a los resultados. El estradiol aumenta gradualmente todos los días hasta el momento de la extracción de los ovocitos, No existe un valor constante de estradiol sino que por el contrario presenta variaciones considerables entre cada mujer.
Gracias a los controles ecográficos y hormonales diarios será posible valorar el desarrollo folicular y determinar el momento más adecuado para realizar la extracción de los ovocitos.

En determinados casos, y de acuerdo con el tratamiento indicado también se pueden realizar análisis seriados de orina. Estos análisis servirán para determinar el valor de la hormona LH, que es la responsable de la ovulación. En caso de detectarse un aumento de LH, lo cual indicaría el inicio de una ovulación espontánea, se decidiría si debe cancelarse el ciclo o modificar el plan establecido.

Cancelación de un ciclo FIV:

CERCA del 12% de los ciclos de FIV se cancelan por distintos motivos relacionados con una mala respuesta a la estimulación.

Entre los más frecuentes se encuentran:

La escasa aparición de folículos (baja respuesta).

Los niveles hormonales bajos o con irregularidades que indican que los ovocitos que se van a obtener no serán de buena calidad.

Una ovulación adelantada que no permite determinar con precisión la hora adecuada para la extracción de los ovocitos.


En la mayoría de los casos, la administración de un nuevo tratamiento o la modificación del ya empleado, permite intentar un nuevo ciclo de FIV tras un periodo de descanso de unos meses. Se ha demostrado que aquellas parejas que presentan una mayor adaptación social, familiar y emocional, son las que tendrán una mayor probabilidad de concepción y de satisfacción con el tratamiento.

Es por esta razón, que en nuestro Servicio de Medicina de la Reproducción se está llevando a cabo un programa de Medicina Psicosomática, en el que se presta ayuda a las parejas para afrontar mejor la problemática de la esterilidad y su tratamiento.

Punción folicular La punción folicular deberá llevarse a cabo justo antes de que se produzca la ovulación. Para poder planificar la punción folicular, se induce artificialmente la ovulación mediante la administración de HCG, aproximadamente 36 horas antes del tiempo previsto para la punción. El ingreso en el centro suele hacerse el mismo día, 1-2 horas antes de la extracción de los ovocitos, y es preciso traer consigo el estudio preoperatorio y la revisión preanestésica.

La recuperación de ovocitos se realiza mediante una punción transvaginal ecoguiada. Los folículos se localizan por ecografía, como en los controles anteriores, y se puncionan a través del fondo de la vagina.

Mediante un sistema de aspiración, se recoge el líquido folicular donde se halla inmerso el ovocito. De inmediato se procede a su identificación y valoración en el laboratorio de FIV.
La punción folicular la realiza uno de los médicos del equipo de FIV. Se practica en quirófano y es indispensable una revisión pre anestésica completa en la que, según cada caso, se decidirá el tipo anestésico más adecuado (generalmente una sedación). Los líquidos foliculares obtenidos durante la punción folicular son transportados inmediatamente al Laboratorio de Fecundación In Vitro.
El embriólogo observa y valora cada uno de los ovocitos y las células foliculares que lo rodean clasificándolos según su estado de maduración. Posteriormente los distribuye en placas de cultivo apropiadas que serán mantenidas a 37º de temperatura y condiciones de humedad y gasificación apropiadas hasta el momento de la inseminación.

Maduración in "Vitro" (MIV):

Es una alternativa a la FIV convencional. Consiste en la punción-aspiración de ovocitos inmaduros (sin previa estimulación ovárica) y su posterior maduración en medios de cultivo en el laboratorio ("in vitro"). Una vez fecundados, los embriones resultantes pueden ser trasferidos al útero. También en casos determinados puede ser necesario el tratamiento quirúrgico para solucionar el problema o como paso previo a la realización de una técnica de reproducción asistida.

Los tratamientos quirúrgicos más habituales son:

Laparoscopia diagnóstica y/o quirúrgica.

Cirugía de la endometriosis.

Microcirugía tubárica.

Miomectomía.

fecundacion in vitro, fiv, medicos especialistas en fecundacion in vitro, fiv

Estudio Andrologico

Si alguno de los ovocitos obtenidos no presenta el grado de madurez suficiente, el tiempo de cultivo será mayor y la inseminación se realizará después de las 6 horas de su recuperación o al día siguiente si se considera oportuno. Existen ovocitos muy inmaduros o degenerados que no cumplen las condiciones para ser inseminados por lo que se descartan.

El número de ovocitos que se obtienen por ciclo es muy variable según cada mujer. Como cifra media se obtienen 8-10 ovocitos maduros por ciclo. Es importante recordar que el número de ovocitos obtenidos puede ser diferente al número de folículos observados durante los controles ecográficos diarios.

Imposibilidad de obtener ovocitos

La imposibilidad de obtener ovocitos es excepcional, pero puede ocurrir que los folículos no sean accesibles, o que la calidad o el grado de madurez de los ovocitos no sea el adecuado. Si ello sucediera, se analizará el caso y se establecerán planes para el futuro con el fin de evitar que se repita dicha situación. Antes de iniciar un nuevo ciclo de estimulación es aconsejable dejar transcurrir algunos meses sin tratamiento alguno.

Muestra de semen:

El día previo a la extracción de los ovocitos el ginecólogo explicará a la pareja los detalles de la recuperación del semen e indicará cómo, cuándo y dónde entregar la muestra.
La muestra de semen que se utiliza para la inseminación de los ovocitos se obtendrá el día de la punción folicular. Solo en ocasiones especiales, ese mismo día se solicitará más de una muestra de semen con el fin de seleccionar mejor los espermatozoides Cuando por razones excepcionales se prevea que el varón no podrá obtener la muestra de semen el día de la inseminación, es aconsejable comentarlo con el ginecólogo para valorar la posibilidad de congelar una muestra de semen previamente al ciclo de FIV.

Las normas para la recogida de la muestra son las siguientes:

Una vez en el laboratorio, la muestra se procesa para seleccionar los espermatozoides de mejor movilidad. Los espermatozoides presentes en una muestra de semen, no tienen por si solos capacidad para fecundar el ovocito. El conjunto de cambios fisiológicos que experimentan los espermatozoides antes de adquirir capacidad fecundante, se denomina CAPACITACION. "In vivo" la capacitación espermática tiene lugar en el tracto reproductor de la mujer."In vitro", el proceso puede realizarse en el laboratorio utilizando técnicas de lavado seminal y gradientes de densidad.

El procesado del semen en el laboratorio antes de la inseminación de los ovocitos, tiene dos objetivos principales:

Es importante destacar que la concentración y movilidad de los espermatozoides obtenidos al final del procesado dependerá de la calidad inicial de la muestra.

Banco de semen

Las muestras de semen de donante del Servicio proceden de Los candidatos, que son sometidos a rigurosos exámenes con el fin de evitar la posible transmisión de enfermedades a la descendencia. Este examen incluye, además del estudio de semen (seminograma), un estudio genético (cariotipo) y un estudio de enfermedades infecciosas (hepatitis, sífilis, SIDA, clamidia...).

La selección de los donantes de semen se realiza de acuerdo a las características fenotípicas e inmunológicas de las mujeres receptoras (grupo sanguíneo y Rh, peso, talla, color de ojos, pelo etc.) Los datos del donante y de la mujer receptora se mantienen custodiados en el centro en estricto anonimato.

Micro aspiración espermática / Biopsia testicular

En los casos de azoospermia (obstructiva o secretora) en los que no se encuentran espermatozoides en el eyaculado pero se mantiene la producción de espermatozoides en el testículo, es posible recurrir a la extracción de los mismos mediante una sencilla intervención quirúrgica.

El mismo día de la punción folicular, el andrólogo practica en quirófano bajo anestesia local, una aspiración espermática percutánea del testículo (TESA) o si fuera necesario una biopsia testicular (TESE). El fluido o tejido obtenido se deposita en un tubo con medio de lavado apropiado y se transporta inmediatamente al laboratorio de FIV donde el embriólogo recupera los espermatozoides existentes en la muestra.

Es posible que la muestra que se consigue tras una aspiración espermática o biopsia testicular no posea espermatozoides aptos para la fecundación.

Inseminación de los ovocitos

La tasa de fecundación de los ovocitos es aproximadamente del 65-70% independientemente de la técnica de inseminación utilizada.

La inseminación de los ovocitos tiene lugar entre 4-6 horas después de su recuperación. Existen dos técnicas: inseminación convencional (FIV) y microinyección espermática ( ICSI ).

Inseminación convencional

Para llevar a cabo la inseminación convencional, es necesario ajustar la concentración de espermatozoides móviles obtenida después de la preparación del semen, a unos 100.000 por ovocito. La técnica consiste en depositar los espermatozoides en la placa de cultivo junto con los ovocitos maduros. Las placas debidamente identificadas se mantienen a 37º de temperatura y condiciones de humedad y gasificación apropiadas hasta el día siguiente; momento en el que el embriólogo controlará si se ha producido o no la fecundación.

Micro inyección espermática (ICSI)

Esta técnica consiste en la inyección de un único espermatozoide en el interior de cada ovocito. La ICSI está indicada en casos de factor masculino que no pueden ser resueltos con la FIV convencional. Su aplicación viene determinada por el ginecólogo, andrólogo o embriólogo, dependiendo de las características seminales. También esta indicada en casos de esterilidad sin diagnóstico o en fallos anteriores de fecundación.

Entre 2-4 horas después de la recuperación de los ovocitos, el embriólogo elimina las células foliculares que rodean a los ovocitos permitiendo así una observación más detallada de los mismos.
Los ovocitos se clasifican según su grado de maduración y se guardan en placas de cultivo dentro del incubador. Únicamente los ovocitos maduros son microinyectados.